Author Archive octubre/73

Poroctubre/73

Crecimiento y desafíos

El Rector y la Vicerrectora repasaron avances de la UNSJ. Entre otros logros, destacaron la Oficina por la igualdad de género, Carrera Docente, Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud y la unión de la comunidad universitaria ante un presupuesto en baja.

 

Por Susana Roldán

Un valor remarcado por el rector de la UNSJ, Oscar Nasisi, a un año transcurrido desde que asumió por segunda vez consecutiva al frente de esta Universidad pública, es la unión. “Yo sentí al comenzar esta segunda gestión que lo acontecido con el Presupuesto unió a la comunidad universitaria. Entonces nació un documento sobre lo que los universitarios sentimos que es el piso que debe tener la educación superior para seguir creciendo. De allí también salió el Consejo Asesor Universitario, formado por rectores y ex rectores de la UNSJ para seguir contribuyendo al crecimiento de la Universidad”. Luego continuó con el balance del último tiempo y destacó la creación de la Carrera Docente. “Nos costó más de siete años lograrla. Aún estamos en proceso de elaboración junto a los gremios, pero básicamente la carrera está”, aseguró, para después subrayar los procesos de titularización y “el crecimiento de nuestras relaciones internacionales, con la presencia de la UNSJ en diferentes foros”.
El Rector también rescató “valores como los de economía social y solidaria, cuyo Primer Congreso Nacional fue realizado en la UNSJ y denota una fuerte presencia de esta Universidad en el contexto social de la provincia”. Resaltó además el trabajo con los gremios: “Tener relación y paritarias abiertas con los gremios docentes y no docentes es un punto de fortaleza”, dijo, para luego destacar tanto las obras de la UNSJ como el área de investigación, sobre la que remarcó que la Universidad trabaja mucho en la promoción de conocimientos. Además, mencionó el crecimiento de la Secretaría de Comunicación, con sus medios existentes, “pero también con la inminencia de la señal de TV, que la tendremos entre nosotros muy pronto”. Otro ítem valorado fue el Congreso de Ecología Política realizado en la UNSJ.

Oficina por la Igualdad de género
En tanto, la vicerrectora Mónica Coca puso de relieve la creación de la Oficina por la Igualdad de Género, Contra las Violencias y la Discriminación: “Es un posicionamiento que asumimos desde Rectorado y desde cada una de las Facultades y los tres Institutos Preuniversitarios. Este año la Oficina entró en funcionamiento. Fue creada el año pasado y fue destacada en foros internacionales y locales, inclusive el Senado de la Nación la reconoció por uno de sus aspectos: el Protocolo de Acción. Muchas universidades han elaborado el formato de una oficina así, pero pocas tienen protocolo de acción”. Coca también se refirió a los avances y revalorización respecto del Consejo Asesor de Enseñanza Secundaria (CAES): “El CAES sirve de asesor frente a situaciones como las que lamentablemente estamos aún viviendo, sin definiciones paritarias concretas a nivel nacional”.
Contra la precarización laboral
“Cuando asumimos en 2012, ya había contratados en la UNSJ desde hacía cinco o seis años. Con el buen diálogo que hoy existe con el gremio no docente finalmente se acordó el pase a planta transitoria, por el momento, de 108 contratados”, señaló Nasisi. El Rector comentó que también fueron incluidas las personas con discapacidad “que quedaron en la Universidad luego de los programas que tuvimos con Gobierno hasta 2015. Hacer este pasaje a planta era una deuda que teníamos como Universidad”.

Un hito
La creación en 2016 de la Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud sin duda se alza como un hito en la vida de esta Universidad. “Es el nacimiento de una facultad a futuro, por ello esto es un hecho fundacional. Si bien hoy sólo tiene la Licenciatura en Enfermería, representa un área en la cual la Universidad no había explorado. Y marca además una tendencia de expansión territorial en la UNSJ, porque está funcionando en Albardón”, refirió Nasisi.

Expansión territorial
El Rector sostuvo que hubo avances en este sentido, ya que en Jáchal comenzó la construcción de la sede de la UNSJ y se nombró el coordinador de la Delegación Valles Sanjuaninos (carreras de la UNSJ en los departamentos alejados). “Todas las Facultades hoy tratan de llevar carreras a esa Delegación. La Delegación tiene su sede en Jáchal pero su cobertura abarca desde Valle Fértil hasta Calingasta. También hay extensiones áulicas en otros departamentos provinciales, como en Zonda, Valle Fértil, Calingasta, Iglesia. La expansión territorial ya es una realidad a sostener, y creo mucho en esto porque es la manera de llevar la educación superior a toda la provincia”, sustentó.

Centenario de la Reforma del ’18
Las celebraciones por el centenario de la Reforma Universitaria de 1918 en Córdoba tendrán el próximo año su grueso en esa ciudad mediterránea, pero el rector Nasisi cree que “cada una de las universidades tiene la responsabilidad de honrar la memoria de la Reforma con actividades propias”. “Por ese motivo –expresó-, la UNSJ ha formalizado un programa alusivo con muchísimas actividades: encuentros, jornadas, simposios, muestras. Hay temas específicos de la Reforma que serán tratados por intelectuales de nuestra Universidad a fin de analizarla, traerla a nuestro tiempo para aportar al futuro. Ese es el desafío”.

En Agua Negra y Paso de los Libres
La UNSJ tiene participación concreta en el Corredor Bioceánico. Ya existe el Comité de Integración Internacional Agua Negra, en que funciona la Mesa de Universidades (argentinas y chilenas) de la cual la UNSJ participa plenamente. Pero también será creado un Comité de Universidades. “Significa un lugar y una categoría muy importantes para las participaciones y decisiones. Por eso ya tenemos un programa de actividades con el apoyo de Coquimbo”, explicó Coca. Pero además está aprobada informalmente la intervención de la UNSJ en el Comité fronterizo de Paso de los Libres (Corrientes). “Esto implica que la UNSJ, además de en Agua Negra, estaría presente donde van a iniciar el recorrido los camiones desde Brasil hasta el Túnel de Agua Negra. Es importante, ya que en ese comité se decide el paso de 8 mil camiones diarios. Este es un ejemplo de que estamos yendo mucho más allá que el mero hecho de declamar”, comentó la Vicerrectora. //

 


octubre/73, edición Nº 32, Año V, julio de 2017

Poroctubre/73

Los Centros de Estudiantes tuvieron sus elecciones

Con la reciente decisión en la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño, los alumnos de las cinco Facultades de la UNSJ eligieron, como cada año, sus organizaciones estudiantiles.

 

Por Fabián Rojas

Los alumnos de la Universidad Nacional de San Juan una vez más hicieron uso de su derecho de elegir sus representantes en los Centros de Estudiantes de sus Facultades. En la vigente Ley de Educación Superior 24.521, este derecho es refrendado en su Artículo 13, el cual dice que los estudiantes de las instituciones estatales de educación superior tienen derecho “a asociarse libremente en centros de estudiantes, federaciones nacionales y regionales, a elegir sus representantes y a participar en el gobierno y en la vida de la institución, conforme a los estatutos, lo que establece la presente ley y, en su caso, las normas legales de las respectivas jurisdicciones”.
En las distintas Facultades los alumnos inscriptos en las diferentes carreras pudieron elegir presidente del centro de estudiantes, vicepresidente, tesorero, secretario general y vocales. El 7 de junio último los estudiantes de tres unidades académicas de la UNSJ, es decir, la Facultad de Ciencias Sociales (FACSO), la Facultad de Ingeniería (FI) y la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes (FFHA), eligieron a los dirigentes que ejercerán hasta el próximo año. En tanto, las dos unidades restantes, esto es la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales (FCEFN) y la Facultad de Arquitectura, Urbanismo y Diseño (FAUD), realizaron sus respectivas elecciones días después.

 

Resultados

En la FACSO, la agrupación ganadora fue un frente político logrado para este acto electoral: Creando-Hacer por Todos (HxT), y en segundo lugar quedó Innovación. Así las cosas, la nueva presidenta del Centro de Estudiantes es Paula Sosa, alumna de la carrera de Trabajo Social de esa Facultad. En la FI, Franja Morada volvió a ganar, por lo que un estudiante de Ingeniería Electrónica, Matías Linares, es el conductor del Centro. La segunda posición fue para HxT. En la FFHA resultó electa la agrupación Principios, una vez más, al igual que los últimos años. De este modo, la presidenta de su Centro de Estudiantes es Carolina Ortiz, alumna de la carrera de Turismo. En esta Facultad, en segundo lugar quedó el frente conformado por Crisol, La Mella y Nueva Izquierda. En la FCEFN la que más voto consiguió fue la agrupación Creando, y su presidente ahora es Emiliano Castro, alumno de Biología. El segundo lugar fue para la CEPA. Por último, en el Centro de Estudiantes de la FAUD seguirá gobernando El Frente, que repite desde 2011, y su presidenta será Morena Soria, estudiante de Diseño Industrial. El segundo lugar fue para HxT.
Otras agrupaciones políticas que militan por los derechos de los estudiantes universitarios en la UNSJ son Somos más, La Fede, La Nueva Izquierda, Participación e inclusión (de la nueva Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud de la UNSJ), Dale, Industria Nacional y La Cooke.
En la flamante Escuela Universitaria de Ciencias de la Salud, mediante Asambleas sus alumnos se encuentran en proceso de formación del Estatuto del Centro de Estudiantes. La elección sería luego del próximo receso invernal. //

Poroctubre/73

Balance de gestión con buenos resultados

A un año de la segunda gestión de Oscar Nasisi y Mónica Coca al frente de la UNSJ, Secretarias y Secretarios enumeran los logros obtenidos y las metas por alcanzar en cada una de sus áreas.

 

Por Susana Roldán

Adela Cattapan, a cargo de la Secretaría de Posgrado y Relaciones Internacionales, relató que trabajan, desde la primera gestión, en incrementar las movilidades estudiantiles de los programas en los que participa la UNSJ, además del IAESTE, que es un programa de pasantías laborales. Para este segundo semestre, alumnos de Turismo, de Ciencias de la Comunicación y Trabajo Social comenzarán sus prácticas rentadas en la Municipalidad de La Serena (Chile). Además, el municipio chileno y la UNSJ evalúan la inclusión de movilidades docentes destinadas a áreas que requiera aquella institución.Adela Cattapan
Sobre las becas de Posgrado, Cattapan explica que evalúan la posibilidad de que, en base al monto total de un posgrado, las becas internas cubran un porcentaje de acuerdo al tipo de posgrado, al igual que con las becas externas, para que cubran la matrícula y parte de los gastos de traslado y alojamiento. “El desafío en este área es terminar el Manual de Procedimiento Administrativo para los alumnos de movilidad, destinado a homogeneizar los procesos administrativos entre las distintas facultades”, expresa.

 

 

Alfredo Daroni, secretario de Bienestar Universitario, explica que se cambió la logística en la cocina de El Palomar, Alfredo Daroniincorporando dos hornos rotativos y, al construir un comedor en la FFHA, habrá movilidad nueva. También trabajan en mejorar la infraestructura de El Palomar y el Náutico Ullúm. “Nuestro objetivo principal es crear un complejo de alto rendimiento deportivo universitario”. Luego agrega: “Tenemos un equipo, el VID, Valoración Interdisciplinaria Deportiva, en el que hay psicólogos, preparadores físicos, nutricionistas, sociólogos trabajando en la prevención de lesiones, en la formación de los deportistas y en la mejora nutricional”. Además destaca nuevos servicios, como un laboratorio de análisis clínicos. Daroni se propone la habilitación del comedor nuevo en el CUIM; terminar de equipar el edificio de Salud Universitaria e incorporar los recursos necesarios de las disciplinas médicas que no hay actualmente; y mejorar la Residencia universitaria.

 

Desde Obras y Servicios, Jorge Cocinero destaca la obra de la FACSO, que tiene una inversión de 30 millones de Jorge Cocineropesos, y la culminación de las aulas del Departamento de Artes Visuales, y del comedor, ambos de la FFHA. Además, es inminente la firma del convenio para las obras de aulas en común para las facultades de Arquitectura y de Ciencias Exactas. En tanto, la sede de la UNSJ en Jáchal lleva un 20 por ciento de avance, mientras que para la Escuela de Música se realizan los pliegos para un nuevo llamado a licitación, ya que la anterior fue declarada desierta. Ya terminó la consolidación del pabellón central de la Facultad de Ingeniería y construyeron rampas y ascensores para personas con discapacidad en toda la UNSJ. La Secretaría aumentó y renovó su parque automotor.

 

Mario Giménez, secretario de Ciencia y Técnica, subrayó el esfuerzo de la implementación del Sistema Integral de Gestión y Evaluación (SIGEVA) para el seguimiento de proyectos de investigadores. Y remarcó la relación con la SecMario Giménezretaría de Ciencia, Técnica e Innovación de la Provincia en la cofinanciación de becas y convocatorias para proyectos de investigación.
En este momento la UNSJ se autoevalúa. Es un mandato del Ministerio de Ciencia y Tecnología de la Nación, en el que se valora la función investigación, desarrollo e innovación universitaria. En agosto terminaría el proceso. En 2018 se realizaría la Evaluación Externa y después vendría la etapa de Remediación de carencias detectadas.

 

Eliana Perniche, secretaria de Extensión Universitaria, comenta que ha continuado con pendientes de la etapa Eliana Pernicheanterior, como la instancia de convocatoria de proyectos de extensión. Destacó el rol de la UNSJ en la RedEx, proyecto de la Secretaría de Políticas Universitarias para crear una red de extensionistas. Recalcó las nuevas propuestas de la Dirección de Cultura y el rol protagónico de la Secretaría en la Economía Social y Solidaria, mediante la organización del primer Congreso Nacional de la ESS y la creación de la feria itinerante y mensual. “Esta temática implica una mayor presencia de la universidad en la comunidad”, valora.

 

Pablo Padín, de la Secretaría Administrativa Financiera, resalta la Pablo Padinfinanciación para la construcción de la antena del Canal Xama y la instalación de la red de fibra óptica propia. Y remarca el trabajo en un nuevo convenio, más completo, con el Banco Nación, el agente financiero principal de la UNSJ. “Estamos analizando la estructura administrativa de la UNSJ, que llevamos adelante con un equipo de la FACSO. También realizamos la despapelización en el Consejo Superior, que incluye la adquisición de notebooks para los consejeros, la instalación de una red inalámbrica y la implementación de un sistema digital para la votación”, enumera “Los desafíos que se vienen -dice Padín- implican renovar la estructura de funcionamiento, en cuanto a recursos humanos y a tecnología”.

 

MAriela MirandaMariela Miranda, a cargo de Comunicación, destaca la presencia de las áreas que integran la Secretaría no sólo en las actividades de la comunidad universitaria sino en las que la involucra, como sus marchas, reclamos, etc. “Entendemos a la comunicación como un proceso transversal en todas las áreas, por eso estamos siempre presentes”, destaca. “Continuamos con los productos de la dirección de Prensa, como el suplemento octubre/73, que ya tiene 5 años, con una tirada de más de 13 mil ejemplares al mes; Revista La U, que lleva 14 años editándose. Además de la actividad de difusión diaria a través de la web institucional, de los boletines especializados y los destinados a los medios de comunicación. También hemos impulsado el área de redes sociales”, indica. En estas redes, la UNSJ tiene una fuerte presencia con 19 mil seguidores con un alcance de hasta 40 mil en Facebook; 5 mil en Twiteer; más de 10 mil seguidores en Google + y 15 mil en YouTube. “Desarrollamos un canal de mensajería a través del servicio Whatsapp, con una lista de 4 mil contactos a los que diariamente estamos informando”, agrega. Respecto del área audiovisual, el Creacom está integrado al trabajo diario del Canal Xama, en la producción de los programas Universidad & Sociedad y Campus Deportes, que emiten los canales de aire locales. En cuanto a los objetivos inmediatos, tanto los contenidos como la producción y la infraestructura se están preparando para la salida al aire del Canal universitario. Y otro espacio de trabajo a desarrollar, es la comunicación interna en la UNSJ. //

Poroctubre/73

La ciudad que dio a luz la Reforma Universitaria de 1918

Para comprender la aparición de un movimiento como la Reforma se hace necesario entender la ciudad que la engendró, inmersa en un territorio más extenso y en una historia más profunda, pero también en las propias contradicciones que le habían dado vida y a su vez la mantenían viva.

 

Por Elio Noé Salcedo

¿Era aquella Córdoba de 1918 la descripta por Sarmiento en el Facundo? ¿Aparte de ser “una de las ciudades más bonitas del continente”, como la describía nuestro comprovinciano, era solo una ciudad de campanarios, universidad teológica y seminario de clérigos, es decir una típica ciudad “medieval” en la que prevalecía su “gravedad española”? ¿Era acaso Córdoba, “personificación del espíritu conservador y monástico, opuesto a las tradiciones “liberales” expresadas en la Revolución de Mayo”, como se pregunta Alfredo Terzaga en Claves de la historia de Córdoba?
“Este antagonismo, bastante fácil y esquemático -se responde el historiador cordobés-, ha hecho su camino y ha tenido fortuna cada vez que se ha tratado de oponer, en una antítesis demasiado barata y fácilmente asimilable, la Argentina de los campanarios con la Argentina de las chimeneas”. Para que eso ocurriera, señala Terzaga en sus fundamentos, “ha sido preciso olvidar primero, el verdadero sentido de toda aquella tradición cordobesa”.
El antagonismo entre una Córdoba conservatista y clerical, y otra Córdoba progresista y liberal –advierte Terzaga-, “quedó patente y consagrado, como si se tratara de la coexistencia dramática de dos hermanos enemigos dentro de los reducidos límites del recinto urbano, cuando aparecieron en Córdoba movimientos nítidamente liberales como el del 80, y sobre todo, la agitación universitaria de la Reforma del 18”.
La transformación productiva

Fue precisamente a esa ciudad que llegaron los hijos de las olas inmigratorias que habían obtenido un lugar bajo el sol en la campaña cordobesa, debido al desarrollo exponencial durante los gobiernos roquistas, dando nacimiento a la clase media argentina, que unos años después se expresaría políticamente a través del yrigoyenismo.
No casualmente, un elemento por excelencia que estuvo en la raíz del Movimiento Reformista del 18 fue la propia “identidad de Córdoba y la emergencia de sus clases medias, surgidas de un desarrollo capitalista dependiente pero real, como la de otras regiones del país y de Latinoamérica”. La capital mediterránea sería en aquellos años el “lugar de encuentro entre el nuevo capitalismo agrario que avanzaba desde las fértiles praderas del Este, y la vieja Córdoba hispanocriolla que se extendía a sus espaldas hacia el norte y el Oeste”, como refiere el Dr. Roberto A. Ferrero en su Historia Crítica del Movimiento Estudiantil de Córdoba.
En Córdoba pervivía “debajo de las estructuras del conservatismo social… el viejo vino de la espiritualidad hispano-criolla que defendía Deodoro Roca, y que la juventud del ‘l8, retomó, modernizó y vertió en nuevos odres”.
En ese sentido, el yrigoyenismo no solo reunirá a la primera y segunda generación inmigratoria, sino que además incluirá en sus filas los restos del federalismo exterminado en la guerra del Paraguay y en las guerras civiles, que sobrevivirían en el roquismo. Precisamente integraron el yrigoyenismo en su carácter de primer movimiento nacional del siglo XX y sucesor de los anteriores movimientos nacionales del siglo XIX, los movimientos gremiales del campesinado argentino (Federación Agraria Argentina) y del movimiento estudiantil (Federación Universitaria Argentina). En ese sentido, el gobierno de Hipólito Yrigoyen daba lugar a una triple democratización: del poder, de la economía y de la cultura.

 

Las dos caras de la medalla

Podría decirse que la juventud cordobesa del 18 desechó los valores negativos de la “Córdoba conservadora, aristocrática y ultramontana”, pero conservando lo más positivo y perdurable de su tradición espiritual y cultural amasada en los tres siglos anteriores; rescató asimismo el espíritu liberal, provinciano y nacional de la Generación del 80, que defendía la separación de la Iglesia y el Estado en todo lo atinente al orden civil, propiciaba la educación laica y común, y había logrado en el campo de batalla político y militar la federalización de Buenos Aires y la nacionalización de la Aduana, requisitos básicos para la “organización nacional” y la creación de un verdadero y moderno Estado para todos y de todos, por cuyos logros se había desangrado la Argentina durante 70 años.
A su vez, aquella juventud se empapó, como nadie lo había hecho desde las guerras de la Independencia, del espíritu latinoamericanista de la Generación del 900 que integraran el cordobés Leopoldo Lugones, el santafesino Manuel Gálvez y el porteño Manuel Ugarte, y también el cubano José Martí (aunque muriera en 1898), el uruguayo Enrique Rodó y el nicaragüense Rubén Darío; y le añadió un sentido popular, democrático, antiimperialista y hasta socialista-romántico a su rebeldía, en una nueva síntesis nacional integradora, viniendo a ser una continuación histórica de las luchas anteriores.
En definitiva, en la ciudad mediterránea coexistían de alguna manera la Tradición y la Modernidad (como percibió Santiago Monserrat), la Córdoba criolla y la Córdoba inmigratoria (como marcara Alfredo Terzaga), y se expresaba una ciudad “bifacial”, como la describió Raúl Orgaz: con una cara mirando a la Pampa Gringa y la otra a la Argentina “peruana”, según la definiera desde Buenos Aires José Ingenieros con cierto tono despectivo; en suma, una ciudad abierta a la Reforma y a la recuperación de Nuestra Grande y Misma Patria. //

 


octubre/73, edición Nº 32, Año V, julio de 2017

Poroctubre/73

El desafío latente de la Reforma del ‘18

Editorial: Escribe Dr. Oscar Nasisi, rector de la Universidad Nacional de San Juan

Muchas veces hemos hablado de la importancia de reconocer a los que nos antecedieron y de honrar sus vidas. En algunos meses, estaremos transitando el año del centenario de la Reforma Universitaria de 1918; aquel movimiento estudiantil surgido en la Universidad Nacional de Córdoba entre cuyos objetivos figuraban la autonomía universitaria, el cogobierno, la extensión universitaria, la periodicidad de las cátedras y los concursos de oposición. Todos estos objetivos no sólo siguen vigentes, sino que se sumaron otros más.
Es imprescindible que hoy, a casi un siglo de la Reforma Universitaria, volvamos a pensar en una universidad necesaria para el desarrollo de nuestro pueblo. Ya no podemos darnos el lujo de ser simples observadores: en nosotros, los universitarios, está la semilla para impulsar una sociedad más justa, más solidaria y con lugar para todos. Ese es el gran desafío que enfrentamos hoy. ¿Y cómo vamos a hacerlo? Sosteniendo la existencia de una educación superior inclusiva, al alcance de todos y con calidad. Inclusión sin calidad no es inclusión, es más bien un espejismo. Eso no debemos perderlo de vista.
El desafío de la Reforma del ‘18 sigue latente. Es cierto que es mucho lo que se ha conseguido, pero todavía tenemos una deuda y es que nos siguen faltando ideas. Con las buenas intenciones no alcanza, hay que poner a trabajar la mente y el corazón para encontrar las soluciones a los problemas que la sociedad nos plantea. Octavio Paz dijo que “si las revoluciones no se hacen con palabras, las ideas no se implantan con decretos”. El diálogo, la escucha generosa, el respeto por el pensamiento del otro siguen siendo la gran deuda en algunos sectores de nuestras universidades. Algo que los reformistas del 18 ya sabían y que a veces nosotros nos olvidamos de honrar.
Rescato de la Reforma del ‘18 dos cosas: la coherencia y la autenticidad. No podemos hoy, como universitarios que somos, adherir a un discurso libertario y actuar en contrario. O decir que queremos una universidad abierta e inclusiva y no escuchar lo que la sociedad espera de ella. Hoy más que nunca tenemos la responsabilidad de hacer posible aquel pensamiento del Manifiesto Liminar que redactaron los reformistas: “Toda la educación es una larga obra de amor a los que aprenden”. Si no somos capaces de entender y sostener este pensamiento, es mejor que nos dediquemos a otra cosa. //

 


octubre/73, edición Nº 32, Año V, julio de 2017

Poroctubre/73

Lagunas vitales

Biólogos de la UNSJ estudian el Parque Provincial “Presidente Sarmiento” para caracterizar las comunidades y dinámica de aves y crear conciencia del cuidado que requiere el lugar, que es un área protegida. “La pérdida de lagunas en este lugar ha generado la disminución de los ensambles de aves”, alertan.

 

Por Belén Ceballos

febrero 2017 pato zambullidor chico Oxyura vittata macho y hembra

Pato zambullidor chico Oxyura Vittata, macho y hembra.

El equipo de investigación encabezado por la bióloga Grisel Ortiz, directora, y su codirector José Villavicencio, desarrollan el proyecto “Impacto, por la pérdida de lagunas, sobre las aves del Parque Provincial ‘Presidente Sarmiento’, en el marco de la ecología periurbana y rural. Departamento Zonda”. En el trabajo, realizado en la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNSJ, Ortiz explica que la pérdida de lagunas en este lugar ha traído como consecuencia la disminución de los ensambles de aves, en especial de aquellas que están vinculadas con el ambiente acuático y constituyen una de las riquezas más importantes de esta área. La zona es un ambiente árido y la presencia de agua constituye un elemento de atracción muy importante para las aves y las que son acuáticas están cumpliendo sus ciclos vitales completos en este sitio. Además, la investigadora agregó que desde hace unos años la sequía y pérdida de cuerpos lagunares trajo como consecuencia la disminución de las riquezas de especies, quedando solamente aves de ambiente de montes.
Los terrenos donde se ubica el Parque “Presidente Sarmiento” están situados en el valle Ullum- Zonda. Este lugar tiene como característica hidrogeológica que posee una cuenca sedimentaria con un espesor de relleno aluvial superior a los mil metros. Las elevadas permeabilidades y transmisividades de los depósitos mencionados se refleja en la rápida respuesta de los niveles de agua subterránea ante cualquier variación en las condiciones de descarga recarga que tiene lugar, principalmente a lo largo del Río San Juan.
El Parque Provincial Sarmiento fue declarado por Ley provincial Área protegida, en 1980. En sus orígenes fue creado con la intención de ayudar al balance ecológico, ser una zona de esparcimiento, que fuera estudiada por la riqueza de la flora y fauna que posee y con fines de conservación. José Villavicencio explicó que “la ecología urbana y periurbana, refiere al estudio de patrones y procesos ecológicos, es un ambiente humano (sistema urbano) en el que hay interrelación entre la flora y la fauna y puede ser estudiado por el hombre. San Juan tiene la particularidad de ser una zona árida donde los sistemas de lagunas son casi inexistentes en las cercanías de la ciudad. En el caso del Parque Sarmiento se encuentra a 20 km de la ciudad, por lo tanto, resultó muy necesario que se lo declarara sitio protegido. En el año 1980 se reservaron 450 hectáreas y más tarde, en 2005, a partir de una reforma en la legislación provincial se extendió la protección a 748 hectáreas.DICIEMBRE 2016 SEQUÍA II
Grisel Ortíz destacó que la principal diversidad faunística en dicha área protegida es representada por un importante ensamble de aves, particularmente se destacan, en este ambiente de aridez, las aves estrictamente acuáticas, quienes encontraron en este humedal el sitio adecuado para cumplir sus ciclos vitales completos y ser observadas, estudiadas y protegidas junto con el resto de seres vivos que forman parte de este rico humedal.
Actualmente, a raíz de largos años de sequía, se redujeron los cuerpos de agua de manera notoria, por lo que se observa una marcada disminución de los ensambles de aves, en especial las estrictamente acuáticas. Durante períodos de humedad, la cantidad de especies asciende a 83. En momentos de disminución de los cuerpos lagunares, por sequía, se observan 39 especies.
“Es importante resaltar que la pérdida de los hábitats es la principal causa de extinción de especies, por lo tanto, si se pierde un sistema lagunar en una zona árida donde las especies cumplen sus ciclos vitales, se extinguen poblaciones locales. Es por eso que no solo se persigue cuidar a las aves sino el estudio y cuidado de todo un sistema”, concluyeron los investigadores.

En el humedal de Zonda, en momentos de sequía, se observa una marcada disminución de especies, especialmente de las aves acuáticas. Las que pueden enconstrarse en esos momentos son: Anas Georgica, Milvago chimango, Angelaiusthilius, Columba maculosa, Anasflavirostris, Vaneluschilensis, Zenaida auriculata, Himantopusmelanurus, Molothrusbonariensis, Tyrannussavana, FullicaLeucoptera, Guiraguira, Oxyuravittata, Coragypsatratus, Pitangussulphuratus, Falco sparverius, Nycticoraxnycticorax, Phytotoma rutilla, Himantopusmexicanus, Hymenopsperpicillata, Nettapeposaca, Anascyanoptera, Columbia livia, Cygnusmelancoryphus, Embernagraplanensis, Lophospinguspusillus, Cistothorusplatensis, Phleocryptesmelanops, Fumariusrufus, Egrettathula, Caracaraplanous, Falacrocoraxbrasiliensis, Aeronautesandecolus, Machetornisrixosa, Anasbahamensis, Sicalissip, Spiziapteryx, Fullicassp, Mimussaturninus.

 

 


octubre/73, edición Nº 32, Año V, julio de 2017

Poroctubre/73

Vientos de vida

Investigadores de la UNSJ abordan el estudio del aire y de la atmósfera desde diferentes aspectos que van desde la termodinámica hasta la filosofía literaria. Un repaso por algunos de estos estudios para profundizar en uno de los aspectos menos conocidos de la naturaleza.

 

Por Belén Ceballos, Susana Roldán y Fabián Rojas

De los cuatro elementos descriptos por Aristóteles como los componentes de la materia, el aire probablemente sea el que más imágenes de todo tipo despierta, aunque paradójicamente sea el más “invisible” de los cuatro. Más que ver el aire vemos lo que el aire provoca, como cuando sopla viento Zonda y una densa nube de polvo cubre todo el paisaje. O cuando una imagen satelital muestra grandes remolinos en movimiento sobre amplias regiones del planeta.
Para abordarlo desde un punto de vista científico y referirnos a las investigaciones que desde la UNSJ aportan al conocimiento, entonces, conviene hablar de atmósfera, esa capa compuesta por una mezcla de gases que cubre el globo terráqueo y lo protege de la radiación solar incidente, generando así los distintos tipos de clima que se conocen. “Los climas dependen de la termodinámica de la atmósfera – explica Oscar Dölling, del Instituto de Investigaciones Hidráulicas de la Facultad de Ingeniería-. No podemos hablar de aire separado de la temperatura, ya que la temperatura genera gradientes de presión. El aire caliente asciende y esto genera bajas presiones a nivel terrestre y altas presiones a nivel atmosférico superior. Estos gradientes de presión son los que generan los vientos y la circulación atmosférica”.Patrones Globales de Viento
En San Juan, según describe, existen vientos permanentes y temporales. “Los predominantes son los vientos alisios, que están relacionados con vientos permanentes que hay en la atmósfera y que en el caso del hemisferio Sur soplan de SE a NO y son vientos permanentes. Ocurren porque en la atmósfera se producen “celdas” (que se generan porque el Ecuador se calienta mucho más que el resto) dando lugar a bajas presiones en la zona superficial del Ecuador y altas presiones a nivel superior. Estas celdas provocan la aparición de vientos permanentes, que son los vientos alisios. Soplan todo el tiempo. En el encuentro entre una celda y otra, aparecen corrientes subtropicales que se denominan corrientes de chorro, que son componentes principales en el traslado de masas de aire dentro del hemisferio Sur y Norte. Están a 16 km de altura”, dice.
Además de los vientos alisios, también ocurren en San Juan vientos de carácter temporario. Es el caso del viento Zonda, que según señala Dölling, “aparece cuando hay alteraciones a nivel del anticiclón del Pacífico. Si estas alteraciones son importantes, aparece una masa de aire del oeste que traslada masas húmedas del Pacífico hacia la Cordillera. El viento incluso tiene energía suficiente para hacer que estas masas de aire húmedo pasen hasta 4.000 ó 5.000 mil metros de altura, precipitan en forma de agua y nieve, luego baja seco y por fricción se calienta del lado argentino y aumenta la temperatura”.
Los vientos determinan una de las características más importantes de nuestro clima, que es la aridez. “San Juan tiene un clima árido andino y no sólo porque llueve poco, sino también por la relación entre lo que precipita y lo que se evapora. La evaporación aumenta con la intensidad de los vientos. Al estar en una zona donde hay vientos constantes, San Juan tiene un grado de aridez mayor que otras zonas”.
Además, como “el motor del clima es el sol”, según explica el investigador, también hay que considerar este factor y su incidencia en la atmósfera. “Si no hubiera Sol, tendríamos una temperatura siempre constante y no habría movimientos de masas de aire. Lo primero que ocurre es que la radiación solar incide y afecta la dinámica de los océanos, que están en movimiento permanente. Las corrientes oceánicas, además, dependen de las temperaturas que están a distintas profundidades. Cuando se ven afectadas, aparecen corrientes oceánicas que inducen corrientes atmosféricas. Todo está relacionado: la atmósfera con la hidrósfera y todo se mueve en torno a lo que pasa en el Sol”.

Información clave: En poco tiempo más, la UNSJ va a adquirir un cluster de computadoras con altísima velocidad de procesamiento, que tendrán como finalidad procesar datos sobre el clima para la región. “La UNSJ participa de un observatorio climático en conjunto con el Ministerio de Agua y Ambiente de Córdoba, la Universidad Nacional de Córdoba y la Comisión Nacional Aeroespacial (CONAE) con asiento en Falda Del Carmen, que maneja toda la información satelital de la Argentina, además del Instituto Nacional del Agua y el Servicio Meteorológico Nacional. Se trabaja con modelos climáticos a partir de datos satelitales y terrestres. El interés es que los pronósticos que se generen proveerán de información climática sumamente valiosa para la región y para todo el Corredor Bioceánico”, explica Oscar Dölling.

 


Construir con aire  a favor

Desde el Instituto de Estudios en Arquitectura Ambiental “Arquitecto Alberto Papparelli”, (INEAA), Alejandra Kurbán y Mario Cúnsulo explicaron que la utilización del clima en la arquitectura para generar condiciones de confort se denomina Arquitectura Bioclimática y la aplicación de estrategias en el diseño de las ciudades utilizando los elementos del clima (radiación solar, vientos, entre otros) es la Planificación Urbana Bioclimática.
Las características climáticas regionales, en el caso de San Juan, el Clima Árido, se modifican en presencia de la ciudad, denominándose Clima Urbano Árido. Este fenómeno es conocido como “Isla de Calor Urbana”, la cual puede entenderse como la diferencia entre la temperatura de las áreas urbanas respecto a la periferia de la ciudad. Asociada a esta Isla de Calor, se produce una Depresión Humídica, al descender la humedad relativa en relación a la existente en las zonas periurbanas, afirmaron los investigadores.
De esta manera, la edificación afecta las condiciones climáticas y al mismo tiempo, “sufre” la presión del clima donde se implanta. El paradigma ambiental bioclimático entonces, se convierte en un desafío: aprovechar las condiciones climáticas para proveer confort a los habitantes mediante la planificación bioclimática de las ciudades y la aplicación de estrategias de diseño en la edificación.

Aprovechar la oferta climática de San Juan
“El clima de San Juan presenta características excelentes para su aprovechamiento en el acondicionamiento higrotérmico. Por un lado, tiene muy baja humedad relativa durante todo el año, lo cual implica no tener que recurrir a estrategias de deshumidificación, las cuales resultan algo complejas”, explican los investigadores. En invierno, el Área Metropolitana de San Juan presenta elevados valores de radiación solar, lo cual puede ser aprovechado para calefaccionar de modo natural las viviendas, aplicando tecnologías de fácil realización. Con algunas sencillas decisiones de conservación de la energía tal como una aislación adecuada de la envolvente edilicia y una correcta orientación del edificio, se consiguen condiciones de confort interior. Éstas pueden maximizarse con sistemas pasivos de acondicionamiento térmico. En verano, también se registran valores elevados de radiación solar, la cual puede ser bloqueada con elementos arquitectónicos de bajo costo, integrados a la vivienda (como parasoles) o puede ser aprovechada para generar corrientes de aire dentro de la vivienda mediante la aplicación de chimeneas solares integradas al diseño edilicio.
En estas decisiones de planificación no quedan fuera del análisis las implicancias socio-económicas, ya que toda estrategia que propenda a la disminución del consumo energético es de importancia prioritaria como contribución a la sustentabilidad ambiental referida a la pobreza urbana, concluyeron Alejandra Kurbán y Mario Cúnsulo. //

Equipo del Instituto

Equipo del Instituto


GENERACIÓN EÓLICA

La energía fluctuante

“Por la cantidad y calidad del viento de la Patagonia, Argentina tiene el potencial de generar en energía eólica el equivalente a la producción de toda América. El potencial está, pero hay que desarrollarlo”, señala Marcelo Molina, vicedirector del Instituto de Energía Eléctrica de la Facultad de Ingeniería. Y San Juan, si bien cuenta con un Mapa Eólico de lugares con condiciones de viento para obtener esa energía, y la explotación de la mina Veladero posee un aerogenerador, no ha desarrollado aún muchos proyectos. Esto es porque, como dicen los especialistas, San Juan tiene su mayor potencial de energías limpias en la energía solar o fotovoltaica. De hecho, según Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE), mediante la energía solar San Juan es una de las provincias con mayor producción de energía renovable del país. Sí existe, desde hace tres años, el proyecto eólico de Tocota, en Iglesia, una zona muy favorecida por el viento.Doctor Marcelo Molina
Según Molina, la energía eólica tal vez es la más económica, pero su caudal es muy fluctuante. “Muchas veces hay una proyección de viento, de repente llega una ráfaga fuerte y, si se frena de golpe, puede provocar un gran apagón”. De ese fluctuar de la energía eólica (y otras energías) es de lo que se ocupa el IEE. Estudia la posibilidad de conexión de esas energías alternativas en los sistemas. “Si una empresa ofrece inyectar energía eólica o fotovoltaica en San Juan u otras provincias, como Córdoba en los últimos tiempos, nosotros hacemos el estudio para comprobar si la energía se compatibiliza con las exigencias de CAMMESA, Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico. Si se supera esa etapa, luego hay que estudiar qué medidas tomar para mejorar el funcionamiento de la red con esa nueva inyección”, explica.
Actualmente el IEE está realizando un estudio integral para generación eólica y fotovoltaica en Panamá. Allí midió la capacidad de generación de ambas energías, cuánto de esas energías es posible introducir al sistema eléctrico y cuánto es posible mejorar la conexión. //


Sobre aires y vuelos

Anaxímenes de Mileto fue un filósofo griego para quien el principio de todas las cosas era el aire. “Esta sustancia, afirmaba, se transforma en las demás cosas a través de la rarefacción y la condensación. La rarefacción genera el fuego, mientras que la condensación, el viento, las nubes, el agua, la tierra y las piedras; a partir de estas sustancias, se crean el resto de las cosas”, dice el filósofo Eduardo Peñafort. Y aporta otro costado para el tema: “EnEduardo Peñafort cuanto a la Poética Aérea, Bachelard señala las características de la imagen literaria del aire. Se trata de una realidad física con relieve psíquico, que se manifiesta polisémicamente en su relación de correspondencia poética y que auspicia una audición proyectante y polifónica activa. La particularidad de la imaginación espacial aérea es que prepara un tipo de trascendencia inaugural, que incluye la sublimación discursiva en virtud de la cual ‘el ser que vuela sobrepasa la atmósfera en un absoluto que perfecciona su conciencia de Libertad’ (IBD. Bachelard). En este itinerario de fuga ascendente, la palabra poética opera como un ‘don condutor’, que al conjugarse con la imaginación vertical desmaterializa las imágenes y las vuelve ambivalentes: reales (cristalización)/ e imaginarias (evaporación)”.
El sueño de vuelo según el psicoanálisis tradicional es un símbolo que encierra el concepto de los deseos voluptuosos. Bachelard admite este punto cuando afirma que “la voluptuosidad onírica se satisface haciendo volar al soñador”. Sin embargo, el vuelo onírico requiere una interpretación múltiple: pasional, estetizante, racional y moral. Esto nos debe conducir a una psicología directa de la imaginación. El sueño de vuelo es común en el ensueño y los poemas. En el ensueño, depende absolutamente de las imágenes visuales, en los poemas, los contenidos de las palabras deben desbordar las acepciones simples y abrir al infinito un universo de sensaciones, emociones y recuerdos. Por ejemplo, las metáforas son las alas del lenguaje. No obstante, para penetrar en la esencia del sueño de vuelo, debe uno despojarse en lo posible de imágenes visuales y acercarse a la experiencia sustancial: “el vuelo onírico no es nunca un vuelo alado”. //


Ficha:

Ingeniero Oscar Dolling, doctor en Gestión Integral de Cuencas Hidrográficas e investigador especializado en clima | Instituto de Investigaciones Hidráulicas – FI – UNSJ
Dr. Ing. Marcelo Molina | Vicedirector del Instituto de Energía Eléctrica – FI – Unidad de doble dependencia: UNSJ – CONICET
Arquitecta Alejandra Kurbán | Directora de Instituto de Estudios en Arquitectura Ambiental “Arq. Alberto Papparelli” – INEAA – FAUD
Ingeniero Mario Cúnsulo | Vicedirector del INEAA
Prof. Eduardo Peñafort | Director del Instituto de Filosofía – FFHA – UNSJ

 


octubre/73, edición Nº32, año V, julio de 2017

Poroctubre/73

La ballena azul: cuento para padres

Hace unos días, hubo conmoción por la noticia de un nuevo juego a nivel mundial que llevaba a los chicos y chicas que lo jugaban al suicidio. Aquí, algunas reflexiones.

 

Por Elio Noé Salcedo

“Los que van a morir te saludan”
(Fórmula con la que los gladiadores se dirigían al Emperador en el Circo Romano)

Aunque se trata de un “cuento”, en este caso no se lo cuentan los padres a sus hijos para que se duerman sino los hijos a sus padres cuando están dormidos. Por esa razón, algunos padres todavía no se enteraron de que sus hijos participan de un cuento macabro del que son protagonistas reales y que, en ningún caso, tiene un final feliz. Se trata, en realidad, de un juego siniestro de 50 capítulos, que termina en el suicidio del participante, una vez que se ha convertido, con ese fin fatal, en “una ballena”.

 

Cómo suicidarse jugando
Como sabemos, las ballenas –del color que sean- son animales de esa inmensidad llamada océano, que se acercan voluntariamente a las costas de la mar para morir.
El juego dura 50 días, se juega a través de las redes sociales y existe un encargado o supervisor del juego que se llama “administrador”, quien, de acuerdo al “perfil” del potencial “jugador”, contacta a la víctima para “ir a jugar”.
Entre el Día 1 y el Día 50, el jugador o jugadora (generalmente púber o adolescente), con el objeto de superarse a sí mismo y convertirse en “una ballena” (¿?), debe neutralizar sus miedos (tal vez ésta sea la clave psicológica del juego), a través de toda clase de tajos, incisiones y castigos en su cuerpo (manos, brazos, labios y piernas) con objetos cortantes; levantarse a la madrugada para mirar videos de terror; escuchar música triste, indicada por el administrador; subirse a lugares altos y peligrosos en la madrugada; responder a desafíos cifrados, seguramente tan peligrosos como los anteriores; conocer el día de su muerte, anunciada por el propio administrador; y, finalmente –el día 50-, saltar desde un edificio (el más alto posible) para quitarse la vida.
Si alguien te dijera que te levantés a las 4:20 am para ver videos de terror, escuchar música triste, subirte a una cornisa peligrosa, cortarte los labios o el cuerpo con un cuchillo o una hoja de afeitar, castigarte de todas las maneras posibles y luego enviar fotos de todas esas truculencias al administrador del juego, para terminar suicidándote, dirías que estamos todos locos. De eso se trata este juego.
Cabría preguntarse cómo y por qué hemos llegado a ese punto, por un lado, y qué podemos hacer para detener una situación de riesgo para nuestros hijos que, por otro lado, parece desbordada. ¿A qué puede obedecer que un joven o una joven se expongan al castigo de su propio cuerpo y a la muerte incidental o al suicidio?

 

La “Edad Mediocre”
Hace unos años intentábamos dar una explicación a parecidas circunstancias, y decíamos que había que prestar atención al tipo de sociedad en la que vivimos. Afirmábamos que en esta sociedad y en esta época –la Edad Mediocre- “nuestros niños y jóvenes no tienen horizontes trascendentales; y sin horizontes y trascendencia la vida no tiene sentido” (2007).
En un artículo dedicado a la tragedia de “Cromañón” (Revista Ñ, 2005), refiriéndose a esa falta de horizontes y sentido de la vida, Cecilia Fumagalli advertía que “se requieren proyectos que aspiren a disminuir los efectos catastróficos (un suicidio o la muerte de 194 jóvenes) y a instituir nuevas formas de vínculos que eviten la deshistorización, el desamparo, la pérdida de la identidad y de la autoestima”. En efecto, no creer ni saber que formamos parte de una sociedad (deshistorización), sentirnos excluidos de un sentir o un destino colectivo (pérdida de identidad social), “sentirnos solos en el mundo” (desamparo), puede jugar en contra de nuestra integridad mental, gracias a ese individualismo enfermizo del que hablaba Jung. Muchas veces, la soledad, y sobre todo la exclusión, nos matan o nos llevan al suicidio, que es un acto individualista, solitario y letal por antonomasia.
¿Qué interés mueve al administrador de La ballena azul? ¿Qué interés mueve a los consumidores de La ballena azul? ¿Quién administra la vida de nuestros hijos? Antes éramos los padres; ahora es la televisión, Internet, el celular, las redes sociales, la tecnología digital. Ya lo advertían Horkheimer y Adorno en 1944: “El ambiente en el que la técnica conquista tanto poder sobre la sociedad es el poder de los económicamente más fuertes sobre la sociedad misma”.
Resulta ya una verdad de Perogrullo que los juegos que se viralizan a través de las redes sociales tienen intereses distintos a los de la familia y a los de la escuela (organizaciones gregarias por naturaleza), neutralizadas por los multimedios que dominan la vida actual. A los multimedia no los inspira el amor maternal, filial o fraternal, como en la familia; ni el interés fundamental por acceder al conocimiento, como en la escuela. La crisis de estas formas gregarias de convivencia personal, seguramente algo tienen que ver con el individualismo extremo (individualidad patológica y letal) en la sociedad actual.

 

El primer paso
¿Pueden sentirse nuestros hijos incluidos en una sociedad que no es inclusiva? ¿Se sienten nuestros hijos incluidos en esa primera forma gregaria que es la familia? ¿Se sienten incluidos en alguna otra forma gregaria? ¿O lo único que los hace sentirse incluidos es el “mercado”: como “consumidores” y a la vez “mercancías”?
¿Los padres se hacen las preguntas que nos hacíamos nosotros a los 20? De seguir la lógica de “la ballena azul”, tal vez nuestros hijos no lleguen a esa edad en la que los que hoy somos abuelos nos hacíamos esas preguntas. Eso conforma ya una tragedia, más cuando en la Argentina existen 7 millones de chicos entre 10 y 19 años, y en 2016 hubo 800 casos de adolescentes suicidados por diversas razones (Czubaj, La Nación, 16/05/17).
Atrapados en la burbuja tecnológica y/o digital -por algunas de las razones señaladas-, el adolescente suele abandonarse, deprimirse, frustrarse y/o, como en este caso, jugar consciente o inconscientemente con la muerte.
Si nuestros hijos, como dicen los psicólogos, “tienen fuerte resistencia a la frustración”, o los padres “no saben poner límite a sus hijos” o “no saben decirles que no”, como cuestionan los mismos que propician un sistema “liberal” -sin controles ni regulación-, tal vez no nos quede otra salida que cuestionarnos (preguntarnos) e intentar nuevamente explicarnos -y ayudar a nuestros hijos a cuestionarse y explicarse- cómo y por qué las cosas funcionan histórica, política, social y psicológicamente “así”. Ese es el primer paso para cambiar tal estado de cosas. //

 


octubre/73, edición Nº 31, Año V – Mayo de 2017

Poroctubre/73

Tierra viva

Venerada por las culturas primitivas como la Gran Madre dadora de vida, la Tierra otorga a los seres humanos mucho más que un sentido de pertenencia. La lucha por poseerla y dominarla cobra hoy urgente sentido y exige una toma de decisiones consciente y centrada en la humanidad. Desde la UNSJ, las distintas miradas sobre la Tierra y el conocimiento que se construye acerca de ella.

 

Por Belén Ceballos, Susana Roldán y Fabián Rojas

Sin Tierra, así con mayúsculas, no hay vida. Al menos, no como la conocemos. Esta afirmación, que subyace en los fundamentos de muchas ciencias, también es sustento espiritual en muchas religiones y creencias. Distintos grupos de investigadores de la UNSJ abordan el estudio de la Tierra, desde diferentes miradas, que tienen que ver con la ingeniería, la arquitectura, las artes, la historia y la geología, entre otras.
“Hay distintos enfoques sobre el uso del suelo, tanto desde la organización territorial como desde la planificación urbana”, dice Ricardo Uliarte, director del Instituto de Materiales y Suelos de la Facultad de Ingeniería. Según esto, “desde la ingeniería civil, consideramos que existen suelos y rocas. Para poner una obra, el mejor tipo de suelo son las rocas. Pero existen otros tipos de suelos cuando la roca se degrada, como los suelos aluviales, que cuando son más finos pueden ser arena, limo y arcilla. En medio, hay una mezcla de todo”, sostiene. En San Juan existen, según el investigador, todos estos tipos de suelo. “Hay una capa superficial de suelos finos de distinto espesor y debajo de ella, gravas mezcladas con arena. Son dos horizontes. El primero de ellos no existe hacia el oeste: solamente tenemos las gravas. Si vamos hacia el este, empiezan a aparecer otros suelos finos. En la ciudad tenemos un promedio de tres metros de suelo fino y luego los suelos gruesos y aproximadamente a los 200 metros empiezan las rocas”, explica. Un estudio de suelos involucra muchos aspectos: no sólo su composición sino también la topografía del lugar. “Antes de construir, se debe analizar qué tipo de obra se va a hacer, en qué lugar y lo que hay alrededor. Si se construye en un suelo más inestable, habrá que hacer una fundación más profunda. Y si se construye sobre roca habrá que tener en cuenta si hay laderas cerca, que puedan implicar peligros de derrumbe”, expresa el investigador.


Debajo de este suelo

Dr. Aldo Banchig, director del INGEO de la FCEFN

Dr. Aldo Banchig, de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales.

El doctor en Geología Aldo Banchig, director del Instituto de Geología de la Facultad de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales de la UNSJ, explica que la Corteza terrestre es un material geológicamente cuaternario, es decir de la Era Cenozoica, la cual llega hasta la actualidad. “Debajo de ello hay un sustrato rígido, que son rocas duras, y una cubierta sedimentaria también rígida y muy antigua, que datan de unos 400 a 500 millones de años, que forman parte de las serranías de Zonda, por ejemplo”, grafica, y luego agrega que también se encuentra material como ripio y agua. Esto, en cuanto a lo más superficial, pero la Tierra tiene, en promedio, entre el Polo Norte y el Ecuador, y desde su centro hasta la superficie, un radio de 6.371 kilómetros, es decir que se puede decir más sobre lo que hay al interior de ella. “La Tierra tiene un Núcleo de Níquel y de Hierro, donde las presiones son descomunales. Los elementos de la Tierra, a través de millones de años, fueron disponiéndose, desde el Núcleo, desde los más pesados a los más livianos”, dice Banchig.
Por su lado, la investigadora de esa misma Facultad, Agostina Venerdini, licenciada en Geofísica y becaria del CONICET, comenta que la Tierra no es homogénea sino que su composición va variando y que “el espesor promedio de la Corteza terrestre en el planeta es aproximadamente de unos 37 kilómetros. La Corteza es frágil, y por eso en ella se producen los sismos”, dice Venerdini. Luego sigue el Manto, un material viscoelástico, entre rígido y fluido. En él se producen las corrientes convectivas.

 

Origen de las montañas
El Manto, o la parte exterior del Núcleo de la Tierra, no es homogéneo en cuanto a su densidad, describe Aldo Banchig, por lo cual suelen producirse corrientes de convección (las corrientes consisten en que el material caliente sube y el material frío baja). Estas corrientes convectivas están moviéndose constantemente, por lo que en la cubierta superficial, es decir, en la Corteza, los materiales más livianos (las placas) se desplazan constantemente por encima de aquellas corrientes”, señala.
En otras palabras, las corrientes convectivas son las responsables del movimiento de las placas tectónicas. “Esas placas que flotan arriba a veces chocan entre ellas, o se introducen unas debajo de otras, lo cual se llama subducción. Esto dio origen a las montañas. La teoría de Tectónica de Placas está comprobada, contrariamente a la Teoría Geosinclinal, que fue descartada. Esta teoría, del Siglo 19, sostenía que todo el material caía en una cuenca, luego se comprimía por enfriamiento y contracción de la Tierra y así habían emergido las montañas”, indica Banchig.

 

Lic. Agostina Venerdini, del CIGEOBIO de la FCEFN. Becaria del CONICET

lic. Agostina Venerdini, del CIGEOBIO de la FCEFN y becaria del CONICET.

Por qué en San Juan no hay volcanes
Agostina Venerdini detalla que en San Juan se produce la llamada “subducción horizontal”. En ésta, una placa se introduce debajo de otra pero de manera casi paralela, sin formar un gran ángulo entre una y otra. “Esto es –dice Venerdini- que la Placa de Nazca, que subduce (se introduce) bajo la Placa Sudamericana, no lo hace con un ángulo normal, que es de unos 40 grados, sino que lo hace con un ángulo casi horizontal. Esta es la razón por la que en esta provincia no hay vulcanismo. Y también esto hace que en San Juan la corteza sea más gruesa. Por ejemplo en la zona de Pie de Palo hay una corteza de unos 47 a 50 kilómetros”. El movimiento de subducción de la Placa de Nazca en la Sudamericana, produce sismos. “El planeta está en una constante dinámica. El material de la Placa de Nazca cuando llega al Manto se funde”, indica la investigadora. //

 


Ecología política: cuestión de principios

Dra. Elena Hidalgo, profesora de Ecología Social y de Extensión Sociológica Rural, en la UNSJ

Dra. Elena Hidalgo, profesora de Ecología Social y de Extensión Sociológica Rural, en la UNSJ.

“La ecología política tiene que ver con la mirada desde la ecología, pero focalizada en los conflictos ambientales”, había dicho Cecilia Montagni, subdirectora del Departamento de Biología, al anunciar las III Jornadas Nacionales de Ecología Política que se realizaron el mes pasado en la UNSJ. Desde la cátedra Ecología Social de la carrera de Sociología de la UNSJ, Elena Hidalgo enseña que el hombre se relaciona con tres tipos de ambientes: uno natural físico biológico; un ambiente humano material, surgido de las intervenciones que realiza el hombre (rutas, tecnologías, edificaciones, etc.), y un tercer ambiente ideo valorativo, no material, que implica las formas de relaciones y la socialización centrales en la ecología política.
“La ecología política aborda al hombre en términos de que somos una especie social y política. Ha definido principios para favorecer la coexistencia del hombre y su entorno y para permitir hacer del mundo común un mundo mejor”, apunta la docente e investigadora, quien también es Profesional Asociada a la Dirección Nacional de Relaciones Institucionales del INTA.
Primero, dice, hay un principio de responsabilidad, perfectamente aplicable a la tierra, en el cual cada uno asume su parte de responsabilidad en sus decisiones. Otros principios son el de solidaridad y el de unicidad. “Este último indica que cada quien es diferente y la diversidad enriquece. Los sistemas no son sustentables si no hay diversidad”, señala Elena Hidalgo. Y agrega: “Esto también es aplicable al sistema agronómico, que será sustentable si se respeta la biodiversidad biológica”. El principio de la pluralidad, en tanto, habla de construir colectivamente, lo cual lleva al principio de participación. A nivel de las sociedades agrícolas, la participación conforma la primera forma organizativa, que es el trabajo familiar. “Así fue creciendo la agricultura. Tenemos ejemplos de esto en la Federación de Cooperativas Agropecuarias de San Juan, que empezaron como grupo familiar y luego se fueron consolidando en cooperativas”, señala Hidalgo.
El principio de integridad ecológica conlleva la idea de recuperar y fortalecer los espacios para que nuevas generaciones puedan disfrutar de los mismos recursos, paisajes y potencialidades. “El planeta Tierra es un mundo común, y tenemos la corresponsabilidad de dejar que sea seguro y mantenga condiciones de bienestar. En el INTA, mediante su Plan Estratégico, se incorporó como principio fundamental trabajar no solamente para la productividad sino para la equidad, lo cual legitima el Programa ProHuerta (que facilita huertas orgánicas en familias y comunidades). Y también incorporó un principio que se venía perdiendo: el de la sustentabilidad ambiental. Creo que aquí se puede decir que se trabaja en el respeto a los principios de la ecología política”, completa la doctora Elena Hidalgo. //

 


Leer la vida

Suelos y rocas, cuando se litifican, son valiosos instrumentos de los que se vale la tafonomía para explicar todos los sucesos que afectaron a un organismo en el pasado y cómo se produjo el proceso de fosilización. “Nuestro trabajo es leer las rocas donde se encuentran los fósiles, que nos cuenten una historia a través de sus rasgos: la forma en que están desarrolladas, el tamaño de los granos, el color. También trabajamos con suelos fósiles, ya que de la misma manera que hoy se generan suelos cuando interactúa la biota con la roca pura, también pasaba millones de años atrás. Son los paleosuelos”, dice Carina Colombi, doctora en Geología e investigadora del Museo de Ciencias Naturales de la FCEFN y del CONICET.
Según refiere, los paleosuelos son sumamente importantes para la reconstrucción paleoclimática. “Su estudio nos permite saber cuánto llovía, qué presión de carbono había en la atmósfera, por ejemplo. La descripción y análisis de rocas y suelos a través de una escala temporal nos sirve para ver la evolución. Cada rasgo se analiza en el campo, se interpreta y luego, en laboratorio, se hace un análisis más detallado y se utiliza el microscopio petrográfico. También se realizan análisis químicos e isótopos estables”, explica.
Los datos así recolectados son muy útiles para entender los ambientes donde vivían los dinosaurios. “Saber si había ríos, lagos, si el clima era estacional, si llovía, si había sequías. Y entender cómo se fueron adaptando esos animales para poder vivir en determinado entorno. También ayuda a encontrar lugares más propicios para el hallazgo de fósiles de vertebrados y entender por qué están preservados de determinada manera”, dice Colombi. //


Tierra, material sustentable

145La construcción con tierra es utilizada desde la Antigüedad, de hecho las primeras casas fueron edificadas con tierra cruda. Se puede disponer de ella fácilmente como material de construcción, ya que se encuentra en cualquier lugar y sus ventajas son múltiples. Si bien fueron las viviendas más primitivas las que se realizaron con tierra cruda, estas técnicas no son algo del pasado: hoy, de un tercio a la mitad de la población mundial vive en casas de tierra. En algunos países desarrollados, se continúan realizando experiencias e investigando sobre sus aplicaciones, incluso a nivel de construcción plurifamiliar o prefabricada.
En San Juan la gente también construye con adobe aunque ese tipo de construcción no está supervisado mediante una normativa vigente. Por lo tanto, en la carrera de Arquitectura y Urbanismo se dicta la cátedra “Construcción con tierra”, cuyo fin es dar respuesta a la necesidad de los alumnos de conocer una de las construcciones más popularizadas en la provincia. Los profesores a cargo son los arquitectos Arturo Pereyra, Alejandra Dubós y Emilia Cano. “La gente no va a dejar de construir con tierra porque la economía no le ayuda para usar otro material, por lo tanto, como profesionales debemos dar respuesta a esos problemas y no mirar para otro lado”, expresó Pereyra. Además, “la tierra es un material sustentable, forma parte de la naturaleza y vuelve a ese estado una vez que la construcción se deteriora o se demuele”, concluyó. //


Los buenos residuos en el uso del suelo

Dr. Emilio Paroldi y Lic. Emilce Medina, del Instituto de Biotecnología de la FI

Dr. Emilio Paroldi y Lic. Emilce Medina, del Instituto de Biotecnología de la Facultad de Ingeniería.

Emilio Paroldi y Emilce Medina, especialistas en Microbiología de suelos agrícolas e investigadores del Instituto de Biotecnología de la Facultad de Ingeniería, dicen que una característica negativa de los suelos de San Juan es que tienen bajo contenido de materia orgánica, lo cual provoca poca actividad microbiana. Esta actividad es crucial, porque los microorganismos están vinculados con el ciclado de los nutrientes, es decir, el proceso por el que los microorganismos transforman los nutrientes para que las plantas puedan asimilarlos. “Si no existiese el ciclado de nutrientes, sólo habría que acudir a la fertilización agroquímica”, dice Paroldi. Sin embargo, la poca actividad microbiana se compensa con la arcilla de los suelos, ya que ella retiene componentes minerales.
Los indicadores microbiológicos son los que señalan la respuesta del suelo frente a actividades o aplicaciones sobre él. Entonces los investigadores hablan de “resiliencia del suelo”, o de su capacidad para recuperarse. “Con los cultivos perennes, como la vid y el olivo, en los que no hay rotación como con las hortalizas, el suelo no descansa”, señala Emilce Medina. “Por eso hay técnicas, como sembrar plantas que colaboran con la fijación de nitrógeno, y así no es necesario un agroquímico. También el suelo se cuida con la llamada ‘labranza mínima’, aunque para los suelos arcillosos la labranza es muy necesaria”, agrega. Emilio Paroldi anota que el tipo de agricultura que se practicaba años atrás era más conservadora desde el punto de vista ecológico. “Ahora, el abuso de agroquímicos significa un mal uso, y los estiércoles incrementan mucho la conductividad eléctrica o la concentración de sales. Todo en exceso es malo”. A su vez, Medina habla de la “aplicación de enmienda orgánica”, es decir, residuos de la industria olivícola “como una buena práctica”.
Los investigadores señalan que en San Juan hay suelos donde cultivar depende directamente de un financiamiento muy alto, como las zonas desérticas, porque el factor limitante siempre es el agua. El salitre en los suelos, paisaje característico de buena parte de la ruralidad local, permite la vida de especies vegetales que toleran la salinidad. “Si bien esas especies no sirven para comerciarlas, sí son aptas como forraje para animales, como es el caso de la zampa, que consumen las cabras”, explican. //


Volver a las raíces

La arcilla y el yeso son minerales valorados como signos culturales y ancestrales en cátedras de Artes Visuales de la UNSJ.

Paula Romero y Guadalupe Aguiar

Dra. Guadalupe Aguiar y Lic. Paula Romero, docentes del Departamento de Artes Visuales de la UNSJ.

La tierra y sus minerales están hoy, y lo estuvieron ancestralmente, en un lugar casi de culto para las producciones artísticas. La doctora Guadalupe Aguiar, titular de la Cátedra de Escultura del Departamento de Artes Visuales de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes, sostiene que “la escultura, históricamente, está vinculada con las materias primas de la tierra, que tienen su origen en lo mineral. Su vinculación con la tierra es directa. Entonces en esta cátedra trabajamos con arcilla, yeso, cemento”. A su vez, la licenciada Paula Federica Romero, titular de la Cátedra de Cerámica en ese Departamento, realiza una distinción: “No hay que confundir la tierra con la arcilla. La tierra tiene distintos minerales y uno de ellos es la arcilla. El mineral arcilloso tiene cualidades de plasticidad, que es muy utilizado en la escultura como un medio pero también como final de la obra”.
Guadalupe Aguiar dice que los elementos de la tierra, como materias primas usadas en expresiones artísticas, sirven para generar nuevos pensamientos. “Esto no es retrógrado, como a veces se ha querido sostener. Que nuestras cátedras realicen uso de estos materiales, hace que los alumnos se permitan un vuelo conceptual, ir también por otros lados y no quedarse sólo en lo tecnológico”, reflexiona. “Es que en realidad salimosIMG_6819 desde la tierra porque los primeros elementos que usados en toda manifestación artística han sido los minerales, entre ellos la arcilla, no sólo por su cualidad plástica sino porque se seca al sol. Entonces esto es como volver a las raíces”, apunta Paula Romero.

 

Nada menor
Muchas veces las creaciones con elementos de la tierra han sido consideradas como una suerte de “arte menor”. “Podemos diferenciar lo escultórico de lo que es utilitario –dice Romero-, y muchas veces se ha pensado que lo utilitario tiene un valor estético y comercial menor. En el arte oriental, entre las manifestaciones artísticas más tradicionales está la cerámica. En esa cultura tiene un valor importante convivir con objetos realizados especialmente para cada persona. Esto es así en las culturas aborígenes también, pero la cultura occidental lo considera arte menor”. “Los lenguajes se cruzan. Más que de arte menor o mayor habría que hablar de cruces de disciplinas y de áreas de conocimientos”, propone Aguiar. //

 


Guardianes de su territorio

El profesor de Geografía y voluntario del Programa Universitario de Asuntos Indígenas, PUAI, Matías Cabañes, explicó que la relación entre el hombre y el medio que habita ha sido compleja a lo largo de la historia, producto de la explotación a través de diferentes formas de los recursos naturales. Los pueblos originarios en América consideraron a la tierra como un todo en sus vidas, comprendiendo la base física, cultural y espiritual con un significado simbólico a partir de las relaciones que establecieron entre ellos. Esta mirada permitió la supervivencia de los pueblos en el pasado y en el presente, desde el rol de “guardianes de su territorio”. Esto no se plasmó en culturas occidentales sino que se impuso la visión antropocéntrica, que llevó a vivir en una crisis ambiental.
Por otra parte, Cabañes agregó que el etno-desarrollo se ve reflejado en los pueblos originarios, pese al impacto de la globalización, porque el fundamento principal es considerar al mundo como “una sola tierra”, con un “futuro común” para toda la población, desde la racionalidad; sin excesos. El Pueblo Huarpe y Diaguita de San Juan lo practican a diario, desde el manejo que hacen del agua hasta la agricultura comunitaria, permitiendo manejar los recursos en función de las necesidades que les van surgiendo.
Por último, Matías remarcó que como muchas sociedades toman como modelo el Paradigma del “Buen Vivir” de los pueblos originarios, basado en el respeto a la madre tierra, “aplicar la Educación Intercultural Bilingüe, en todos los niveles, nos permitiría incorporar espacios de reflexión sobre nuestro accionar en el planeta y generar cambios en nuestro modo de vida”.

 

Ancestralmente dueños
Javier Alamino, abogado y profesor de la Facultad de Ciencias Sociales, explicó que existe en el imaginario de la gente un concepto muy arraigado referido a la idea de propiedad privada de la tierra. En la última reforma de la Constitución Nacional se incorporó el artículo 75 inc. 17, que reconoce los derechos constitucionales sobre la tierra de los pueblos originarios. Esto obliga al Estado a reconocerles la propiedad sobre el territorio que tradicionalmente han ocupado, ya que los considera como preexistentes a la formación del Estado-Nación. Además, esta disposición es reconocida por Tratados Internacionales como el Convenio 169 de la OIT y el Pacto de San José de Costa Rica, ambos con jerarquía superior a las leyes.
Frente a esto, Alamino resaltó que surgieron distintas interpretaciones jurídicas, la primera de ellas, se preguntaba si había que entregarle el título de posesión de tierras a las comunidades originarias o si esos territorios les pertenecían simplemente por haberlos habitados durante siglos.
La Corte Interamericana de Derechos Humanos interpretó que ese territorio es de las comunidades y tiene la misma validez que un título. Por lo tanto, si un pueblo indígena vive en un lugar que fue heredado por sus ancestros, equivale a tener la posesión del territorio.
En el caso particular de El Encón, en el departamento de 25 de Mayo, el conflicto tiene su raíz en la venta de tierras que hubo en la época de la conquista. Esto hizo que los territorios habitados por los indígenas fueran dados a los españoles, por lo tanto, esos terrenos tienen dueños que los reclaman. “El Estado sanjuanino debe tomar cartas en el asunto y evitar que estos problemas crezcan y se equiparen a los que sufren otras comunidades originarias del país. Una posible solución sería que les entregara los títulos de posesión a los pueblos indígenas e indemnizara a quienes los reclaman, como se hizo en Mendoza”, puntualizó Javier Alamino. //


Entre montañas y en las proximidades de un río

La doctora Ana Fanchin, directora del Programa Espacio, Población y Género, del Instituto de Geografía Aplicada de la Facultad de Filosofía, Humanidades y Artes, explicó que en la provincia de San Juan, con características de aridez y preponderancia de relieves positivos, la ocupación fue organizada en torno a los oasis principales: Tulum, Ullum-Zonda, Calingasta y Barreal en el oeste, Jáchal e Iglesia al norte y Valle Fértil al este.
A partir de la conquista y colonización del territorio se diseñó un nuevo orden en la distribución de los espacios, y sobre esa base se orientó la ocupación posterior. La cultura hispana era eminentemente urbana, por ello el establecimiento de la ciudad fue por demás significativo. Así es que se optó por fundarla en el valle irrigado por el río más caudaloso de la región –al que llamaron San Juan, igual que al centro urbano-. Pero, precisamente por tratarse de un curso fluvial intermitente, caracterizado por la alternancia de períodos de escasez hídrica y otros de crecidas, ha requerido desde un comienzo la implementación de controles.
En ocasiones, como ocurriera en 1593 que el sitio fundacional debió ser trasladado por una inundación, otras tantas veces cultivos y poblados fueran arrasados por las aguas. Lo cierto es que las primeras obras hídricas fueron bastante precarias y sólo eran realizadas como atenuantes a potenciales crecidas del río. Esta situación recién sería revertida al ponerse en marcha un plan de infraestructura hídrica integral y sistemática, en la primera mitad del siglo XX.   //

 


octubre/73, edición Nº31, Año V – Mayo de 2017

Poroctubre/73

Inmensa patria

Editorial | Oscar Nasisi, rector de la Universidad Nacional de San Juan

Cada 25 de Mayo, más allá de historias oficiales y necesarias revisiones, nos sitúa ante un balance ineludible. A 207 años de la revolución que dio origen a nuestra patria, seguimos preguntándonos, como lo hicieron los hombres de mayo de 1810, por quién queremos ser gobernados. El dilema no es, afortunadamente, cuál dictador le viene mejor a una patria naciente: la democracia y la república tienen argumentos y razones de sobra para ser nuestra legítima forma de gobierno.
Con errores y aciertos, hemos ido eligiendo gobernantes, en un continuo que ya lleva más de 34 años y que dice bastante acerca de nuestra identidad como argentinos, yo diría más bien de nuestra mirada sobre nosotros mismos. Desde 1983, nuestra forma de elegir gobernantes tuvo por momentos ribetes futboleros: radicales o peronistas, esa era la cuestión. Con el tiempo, la elección incluyó otros condimentos y, entonces, empezamos a preguntarnos qué clase de radicales o qué clase de peronistas. Y después, qué, con quiénes y con qué fin, dando lugar a alianzas que resultaron ser verdaderos experimentos sociológicos y que, sin ser yo un historiador ni un sociólogo, opino que deberían ser estudiadas como tal. Todavía hoy una gran parte de nosotros elige estos experimentos, votando a algo mucho más abstracto que cualquier ideología: el cambio, por el cambio mismo.
Eso somos los argentinos. Negarlo sería una necedad. Reconocerlo es parte del aprendizaje que nos debemos. Y nos guste o no nos guste, un gobierno elegido por el pueblo es legítimo y debe ser reconocido como tal. Pero tal vez sería hora de preguntarnos, mientras el actual gobierno transita su segundo año de mandato, cuál es la ideología que más tiene que ver con nosotros, con nuestra historia, con nuestra idiosincrasia y con nuestro ser nacional. Reflexionar, ya que tanto nos gustan las polaridades cuasi futboleras, si necesitamos gobernantes de derecha o de izquierda, para ser la Argentina que debemos ser.
Hay que ser claros en algo: somos latinoamericanos. Como tales, somos una mixtura entre conquistadores y conquistados, viejo y nuevo mundo, insertos en un continente que labró a sangre y fuego su independencia y que todavía hoy pugna por un lugar propio y una identidad que excede largamente a la mezquina mirada de simples proveedores de materia prima con que otros países nos quieren ver.
Somos latinoamericanos. Esto equivale a decir que en nuestro ADN está el sentido de Patria Grande, de pueblo unido contra la dominación, de bien común, de sociedades más justas y humanas para más cantidad de personas. No el individualismo exacerbado, no el liberalismo a ultranza que privilegia a los que ya tienen privilegios, que desprecia lo público y que desconoce lo popular.
Un gobierno de derecha no nos representa ni nos define. No es identitario de nuestra historia y nuestra pertenencia. El bien común que perseguimos precisa de gobernantes más inspirados en el ideal de Patria Grande que en las necesidades del mercado. Encontrar el equilibrio, el justo punto medio, es tarea de todos los que elegimos gobierno, para que esta inmensa patria que somos se reconozca a sí misma, en cada argentino y en cada argentina. //

 

octubre/73, edición Nº 31, Año V – Mayo de 2017